Año: 2015

Lanzándome

El borde del abismo era placentero. Desde allí podía imaginarlo todo sin tomar riesgos. Resultaba cómodo criticar a quienes se equivocaban, cuando yo no me animaba a hacer. Era fácil esperar que algo importante sucediera para animarme a crear algo…